Viendo a través de las estrechas rendijas de la “normalidad”/ Ernesto Reaño

Durante la Segunda Convención de la Fundación Asperger Chile, en Octubre de 2012, en su ponencia ” Viviendo en el planeta equivocado: Cómo la persona con Asperger encuentra el camino a casa”, el Dr. Reaño puso el acento a cambiar los paradigmas que actualmente rigen a nuestro sistema educacional, que lejos de ser inclusivo y que busque potenciar los talentos de las personas del Espectro Autista, se ven mutilados por una educación que actúa como Procusto*.

De acuerdo con el Dr. Reaño, el problema básico de las personas del espectro autista se da en lo que nosotros mismos consideramos “normalidad”. Nos sentimos “normales” y tenemos una idea preconcebida de cómo debieran ser las cosas. Lo que en la práctica involucra separar o apartar a toda persona que no encaja con el molde.

En las palabras de William Blake, en “Matrimonio entre el Cielo y el Infierno”,

“Si las puertas de la percepción se depurasen, todo aparecería a los hombres como realmente es: infinito. Pues el hombre se ha encerrado en sí mismo hasta ver todas las cosas a través de las estrechas rendijas de la caverna”.

Esto nos sucede cuando nos enfrentamos a una persona con Autismo, Síndrome de Asperger u alguna otra condición: los vemos a través de la estrechez de las rendijas de lo que consideramos “normalidad”.

En este sentido, la palabra “trastorno” sugiere que algo  en el desarrollo debiera ir de determinada manera y se estropeó, no marchó de manera correcta. Y esto dista mucho de la realidad.

¿Qué es lo que sucede entonces? Nos enfrentamos a un neurodesarrollo diferente. Nos ha costado asumir que el Autismo no es una enfermedad y que deberíamos depurar nuestro lenguaje de palabras como “trastornos” y preferir “condiciones” (Condiciones del Espectro Autista).

Lo que concebimos como el mundo está en nuestra mente, porque si viviéramos en el mundo tal cual es, lo veríamos en escalas de grises.

Las personas “normales” perciben la realidad de la manera en que sus sentidos le permiten percibir.

¿Qué sucede cuando la percepción del mundo es distinta?

Una persona con Autismo/ Asperger, puede tener una amplia gama de hipersensibilidades. De ahí que se hace difícil comprender, porqué una persona que muestra una alta tolerancia al dolor, no puede soportar una etiqueta en su piel. O que pueda escuchar música a alto volumen, pero no pueda tolerar el sonido de los fuegos artificiales durante las celebraciones de fin de año.

Y resulta que, en el terreno auditivo, no se trata de la intensidad, sino de la longitud de onda (unas son más molestas que otras).

Así, una rabieta de una persona con Autismo/ Asperger en un centro comercial, puede tener múltiples explicaciones que radiquen en la sobrecarga sensorial, y no sólo un tema de manipulación o comportamiento.

Nuestro mundo tiene tal cantidad de contaminación visual y auditiva, que a menudo se hace difícil tolerarla, incluso para una persona típica, la que muy probablemente puede sufrir de estrés debido a estas causas. Es así que la importancia de las adecuaciones a todo nivel, (sensoriales y curriculares), deben ser conocidas por todos quienes entren en contacto con una persona del espectro autista.

Si podemos coincidir que existen diversas maneras de percibir el mundo, entonces podemos comenzar a hablar de NEURODIVERSIDAD.

Comentar con Facebook:

Comentarios (1)

 

  1. CARLOS SANCHEZ ESCALANTE dice:

    MI ADMIRACIÓN Y RESPETO POR INVESTIGAR Y ENSEÑAR A LOS DEMAS.

Comenta

*